Colmados Solidarios: Seguridad Alimentaria, Empoderamiento y Desarrollo

Case de Desarrollo Social

Coldmados Solidarios: una iniciativa inovadora de ASCALA en favor de la seguridad alimentaria, el empoderamiento y el desarrollo


 

Que son los colmados solidarios?

Colmados Solidarios son pequeños emprendimientos (negocios) implementados en comunidades bateyanas, que posibilitan a las personas de baja renta el acceso a la alimentación básica por precios accesibles y con significativas ventajas en relación a los colmados tradicionales, por esta razón se denominan “solidarios”.

“Colmados solidarios son una herramienta para generar un proceso de economía social, que a diferencia de la economía de mercado, transciende la obtención de ganancias materiales y está estrechamente vinculado a valores comunitarios, solidarios y asociativos, por lo que los beneficios que se obtengan de estos colmados, se invertirán en proyectos que repercutan en una mejor calidad de vida de los habitantes en los bateyes.”

Objetivo de los Colmados SolidariosADSC03665

Ofrecer oportunidades a las personas que viven en las comunidades bateyanas para la compra de artículos de primera necesidad, a precios más justo (más justos por no haber descontó del % común que realizan otros colmados)  y más económicos que en los colmados tradicionales.

Fomentar los valores cooperación, asociatividad y defensa de los derechos básicos (agua, luz, vivienda, salud, salario, cultivo tierra.)

 Como surgen los colmados solidarios.

La idea nasce de un grupo de mujeres que cocinan y llevan comida al corte a los picadores de la caña en el batey Euskalduna junto a la Hermana Idalina Bordignon.  El precio de la comida no le ayudaba a responder a esta realidad, porque el precio de los alimentos eran muy costosos, y no podían vender  la porción  y cantidad de comida a un precio justo y asequible al trabajador, y así valorar todo el esfuerzo que implicaba cocinar en la casa y caminar horas llevando esta comida para los trabajadores en el lugar donde se encontraban picando la caña. Esto implicaba un costo de tiempo, fuerza de trabajo, que casi no compensaba, y nunca lograban liberarse de la deuda al colmado que le financiaba la comida.

Luego que ASCALA, ha empezado su labor en la comunidad, en las reuniones comunitarias, compartiendo las   necesidades que enfrentaban las familias de la misma, ellas se arriesgaran a solicitar a la institución que le facilitara la compra de un saco de arroz para que pudiesen dividirlo entre sí,  pagarlo y así talvez pudiesen tener un mejor beneficio de todo su esfuerzo. ASCALA, después de escucharle,   analizar su solicitud, compro el saco de arroz, y esto ayudo a las mujeres a darse cuenta de: El valor de una libra de arroz, la calidad del arroz en relación al que compraban en el colmado con un precio superior, la diferencia en el precio y la ganancia del colmadero por cada libra de arroz. Todo esto fue un sentir individualizado hasta que el mes siguiente cuando se ha realizado la próxima reunión.

Viendo las ventajas que tenían las reacciones fueran diversas, rabia, indignación, impotencia y la manifestación de dar continuidad a la compra de arroz.  Esta fue la razón más fuerte de su unión. Ninguna de ellas podía comprar un saco de arroz sola, el dinero no alcanzaba. Lograran rendir correctamente a la institución y le había sobrado algún cambio. La alegría y gratitud de las mujeres, ánimo también a la institución. Pasados los 15 días se han puesto de acuerdo y solicitaron   un saco de arroz y una lata de aceite. Fieles al pago a ASCALA demostrando seriedad, compromiso esta las acompaña con la sencilla idea de aportar. Hasta que se va con el tiempo consolidando la idea de crear un negocio para las mujeres.

La idea inicial era que nadie debía ser pagado para atender el colmado “trabajadora ayudando a trabajadora” un momento del día se reunían y se repartían lo que necesitaban. Antes de que cumpliera un año de existencia ya habían empezado vender a muchas otras señoras de la comunidad que eran serias y pagaban la mercancía pero llego un momento que ya la que vendida necesitaba dedicar tiempo (surgen los primeros problemas de deudas). Y también controlar el dinero, apuntar deudas, mantener la limpieza, la cantidad de mercancía era significativa. Solo se vendía productos básicos para la alimentación y se necesitaba dedicarle tiempo.

En una reunión de evaluación fue decidido que deberíamos cobrar un por ciento, sobre el valor de la mercancía para pagarle un incentivo a una de ellas y que se dedicara más tiempo a vender a toda la comunidad.  El equipo ha decidido aportarle un valor de tres mil pesos dominicanos al mes. ($3,000.00) a la que se disponía atender el colmado, mantener la limpieza y rendir cuentas por la compra hecha.  Las compras eran realizadas de la siguiente forma. ASCALA cogía a crédito la compra en la casa ELY en el mercado de SPM con el compromiso de pagar en cada quincena. Con el pago de la colmadera han empezado surgir muchas dificultades en el cumplimiento del pago de los miembros de la comunidad, hasta llegar el punto de NO poder fiar a ninguna de las personas. El no fiar ha dificultado para muchas personas por un lado, por otro lado ha aportado a la organización de la economía familiar. En la quincena cuando entraba un dinero en el hogar era para hacer la compra de alimentos en efectivo. Se ha disminuido el juego, la bebida y otros gastos que solo eran hechos por los hombres. El dinero es gasto en el colmado visto que salir para comprar los productos existentes era más costoso y allí podían comprar lo mismo, con un menor precio, de buena calidad.

Como siguen

Más allá de las dificultades surgidas las demás comunidades, empiezan a demostrar interés por tener algo parecido y solicitan a ASCALA. Otras Instituciones empiezan interesarse en la experiencia, como ACNUR, JUSTA ALEGRIA, y así otras comunidades pueden ir recibiendo el beneficio de un colmado.

Ya con una grande experiencia   acumulada elaboramos criterios para la apertura de colmados tales como: el local del colmado fuera un espacio de la comunidad, no se puede pagar alquiler por el local; la comunidad solicite a la institución el colmado, la institución no debe ofrecer colmado a ninguna comunidad; el colmadero sea elegido por asamblea comunitaria; la comunidad sienta que el espacio del colmado es de su responsabilidad; No fiar.

Al principio la comunidad debería administrar el beneficio del colmado para suplir necesidades comunitarias. Pero esto no ha funcionado por la mentalidad de que “si es de la comunidad no es de nadie, me lo puedo coger yo”. Todas las dificultades encontradas se transformaron en oportunidades de aprendizaje para el fortalecimiento de otros grupos.

ASCALA Colmados Solidarios

Frente a la dificultad en la administración de lo que es de toda y para toda la comunidad, junto a los colmadero, después de largas evaluaciones, fue decidido que el beneficio de los colmados pasaría a ser utilizado para apertura otros colmados y no para beneficiar a la misma comunidad y fomentar la mala inversión de fondos.  La responsabilidad frente al beneficio, debe servir para fortalecer buenas prácticas, y apertura de colmados en comunidades nuevas, ayudaría a crear una red que a largo plazo podría favorecer al trabajador y su familia.

Los colmados solidarios hoy

Fueran creadas políticas en relación al tique, y al vale. Los colmados solidarios no pueden sacar un por ciento de los vales y tiques. Deben asumirlo y si el trabajador no lo gasta todo en la compra devolverle el dinero en efectivo para que tenga dinero en manos y suplir otras necesidades.

El hecho de recoger el tique y vale nos ha ayudado a darnos cuenta de los plazos de pago de las empresas a los trabajadores, valor del trabajo, pago quincenal a los trabajadores, mal inversión de fondos por parte de las capatazas, mayordomos, jefes de cultivo.

Como herramienta para concienciar la comunidad, hacer veeduría a los colmaderos, pasar balance, ayudar a descargar la mercancía, organizar reclamos, fue pensado en crear los consejos comunitarios. Los consejos estarían formados por los coordinadores de los grupos comunitarios, pastores, presidentes de juntas de vecinos, grupos juveniles, padres amigos de la escuela, maestros y otros,  con la misión de vigilar, concienciar, y ayudar a  pasar balance en los colmados.

Para este compromiso el grupo firma un acuerdo frente a la comunidad, colmadero y ASCALA.

El colmado pasa a ser un espacio de liderazgo   que representa la comunidad, sirve como centro de información, como centro de acopio de alientos producidos en mayor cantidad por los agricultores, para la venta a nivel regional, a la vez, es la extensión de ASCALA en la comunidad, porque más que vender la comida, informa, forma, capacita para la comercialización de productos fabricado por mujeres tales como el jabón, cloro, mistolin. Ayuda a pequeños productores (hortalizas, yuca, auyama) a comercializar sus productos.  A largo plazo el colmado solidario pretende   tornarse un centro de compra, acopio de los productos producidos por los huertos comunitarios y facilitar su comercialización. Los días que se entrega la compra en los colmados con el camión, se cargan los productos para la venta para solventar gastos y garantizar la venta del producto del campesino.

Actualmente (2016) contamos con ocho (8) colmados solidarios en diferentes comunidades Bateyanas, tales como: Euskalduna, Alejandro Bas, Experimental, Haití Mejía, Margarita, AB4, Olivares, La Balsa. Esperando consolidar el proceso de estas comunidades y seguir aperturando en otras comunidades.

SAM_3611Capacitación de los Coladeros/ras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s